¿Con datos se pueden medir las brechas de género entre hombres y mujeres? Aquí un análisis

Marzo fue un mes clave para hablar sobre la importancia de la mujer, cada año en el marco del Día Internacional de la Mujer se abre el debate de lo mucho que hay que avanzar en materia de igualdad y equidad de género en Colombia y a nivel mundial.

Cada año en esta fecha entidades internacionales y gobiernos en general dan a conocer cifras sobre equidad de género, que buscan reflejar parte de la realidad y los avances obtenidos. Pero, ¿los datos que existen actualmente nos permite tener una mejor visión de lo que se ha avanzado frente a las brechas entre hombres y mujeres y lo que todavía falta por hacer?

Igual Data

En el Día Internacional de los Datos Abiertos, que se celebra el 2 de marzo en todo el mundo, en Colombia el tema central fue la equidad de género, con el eslogan de ‘Igual Data’ el evento tuvo tres ejes fundamentales: Participación de la mujer en compra pública, política pública de transparencia y lucha contra la corrupción con enfoque de género y, brechas salariales en Colombia.

Las conclusiones de este evento que buscaba a través de los datos abiertos determinar el tipo de información que se puede obtener en el país discriminados por género, identificó que los datos existentes siguen siendo muy escasos, especialmente en lo que tiene que ver con compra pública y lucha anticorrupción, lo que no permite, por ejemplo, tener un análisis detallado de si son más las mujeres participando en licitaciones del Estado o cuántas de esas empresas son lideradas por ellas.

A su vez, en las políticas de transparencia y lucha anticorrupción los datos existentes no demuestran en dado caso si las mujeres o los hombres tienen más episodios relacionados con corrupción. De ahí la necesidad de que se construya una política anticorrupción que incluya el enfoque de género, además, de que se incluya más a las mujeres dentro de los programas de control social (veedurías ciudadanas).

A pesar de que el debate recurrente en todos los escenarios son las brechas salariales que se presentan en Colombia y a nivel mundial, los datos con los que cuentan las instituciones del Estado, no reflejan la totalidad de los hechos frente al tema, pues no se trata solo de si una mujer gana más o menos que un hombre teniendo el mismo nivel educativo y el puesto laboral, sino de las desigualdades por las horas trabajadas, la violencia soterrada incluso en las entrevistas de trabajo, las diferencias entre el sector privado y público, y los empleos no remunerados como el de ama de casa o servicios domésticos.

La Organización Internacional del Trabajo – OIT en su último informe mundial sobre salarios 2018 – 2019, afirma que el aumento salarial en 2017 fue el más bajo desde 2008. Las mujeres todavía ganan 20% menos que los hombres. En América Latina la brecha salarial entre hombres y mujeres es del 14,1%, las cifras del Dane estiman que la brecha salarial en Colombia es del 18,7%.

Estas brechas son difíciles de identificar por los escasos datos y porque la información existente en muchos casos es demasiado generalizada y no se discrimina no solo por género, sino por grupo social, estado civil, edad, nivel económico, región, etc, lo que impide generar políticas de Estado y programas con inclusión y equidad.

Más presupuesto para las mujeres

La Dirección General del Presupuesto Público Nacional del Ministerio de Hacienda, cada año realiza un análisis de la clasificación del Presupuesto General de la Nación PGN por género, de acuerdo a los resultados en 2018 el gobierno nacional distribuyó el 52% del PGN en programas para mujeres y el 48% restante para hombres. Es decir, que de los $148,6 billones de pesos, $76,5 billones se destina a las mujeres.

Las Mujeres lideran en la mayor parte de los grupos poblacionales con más del 50% de participación. En los grupos de Primera Infancia y Empleados Públicos los Hombres son los que lideran la asignación.

Estas cifras, sin embargo, no se clasifican por el tipo de programa y entidad, como tampoco por los alcances que tiene cada una de las políticas financiadas con dinero del Estado.

En el último censo realizado por el DANE algunas de las preguntas hechas tanto en la encuesta vía internet y la presencial, no detallaban aspectos importantes para análizar la situación de género en Colombia, dejando vacios importantes al momento de crear políticas alrededor de la equidad y las brechas.

https://e.infogram.com/js/dist/embed.js?3Vh

Aquí algunas cifras

De acuerdo con la OIT las mujeres en Colombia ganan alrededor del 89% de lo que ganan los hombres.

El desempleo es más alto en las mujeres que en los hombres, según la OIT en Colombia el 11,7% de las mujeres está desempleada frente al 7,1% de los hombres.

El Banco Mundial es su último informe sobre “Mujer, empresa y derecho 2019”, afirma que entre 2006 y 2015, el ingreso económico de las mujeres contribuyó al 29% de la reducción de la pobreza en América Latina.

A su vez que las empresas con mujeres en posiciones de liderazgo superan financieramente a sus competidores. El informe del Banco Mundial determinó que en América Latina, solo el 21,6% de las compañías están dirigidas por mujeres.

Colombia le ha apostado en los últimos años a generar una política de transparencia a través de los datos abiertos, no obstante, el método utilizado para la extracción de esos datos no permite una clasificación detallada por género.

Los retos que se tiene en materia de datos son grandes, más teniendo en cuenta las oportunidades que se vienen con respecto a la industria 4.0 en Colombia y en la región, sumado al crecimiento de la partcipación de las mujeres en disciplinas relacionadas con la ciencia de datos.

Referencias: Organización Internacional del Trabajo, Banco Mundial , DANE, Ministerio de Hacienda y Crédito Público, Equipo de Innovación Pública DNP, UNESCO

Soy Comunicadora Social – Líder del programa de periodismo de datos en Científicas de Datos para América Latina, Periodista de la Universidad Los Libertadores, con cinco años de experiencia en medios digitales. Por dos años trabajé como periodista política en la Revista El Congreso y tres años como periodista de salud en el portal de noticias especializado Consultor salud. Mi enfoque como profesional siempre ha sido el periodismo de investigación y análisis. Hace dos años inicié como periodista de datos. He sido dos veces becada: la primera, para un Taller de periodismo de datos en salud pública realizado en Guadalajara, México, organizado por Vital Strategies empresa de los Estados Unidos especializada en análisis de datos en salud pública. La segunda fue una beca en Periodismo de Investigación que me otorgó el CIDE y Mexicanos contra la corrupción y la impunidad en Ciudad de México.